Reducción Mamaria

La reducción de mamas se realiza en aquellas mujeres en las que es necesario reducir de tamaño el pecho que es desproporcionadamente grande y que, por este exceso de volumen, se muestra además, caído. A menudo estas pacientes sufren dolores de espalda (cervicodorsalgias) intensas debido al excesivo peso del pecho que carga en la columna vertebral. Los tirantes del sujetador se marcan en los hombros muy frecuentemente generando más molestias todavía. Una reducción de mamas puede ayudar a mejorar la calidad de vida de éstas pacientes y constituye una de las intervenciones más satisfactorias de la cirugía estética. Así pues, las mujeres que se someten a una reducción de pecho, no solo pueden alterar su volumen sino también el tamaño de la areola, que con frecuencia se agranda a medida que el pecho se desarrolla.

Cuidados tras una reducción de mamas

La recuperación tras someterse a una reducción de mamas es progresiva pero sencilla. Así, la paciente que se ha sometido a esta operación de cirugía estética debe tener en cuenta las siguientes indicaciones:

  • Se debe evitar hacer ejercicio físico y cargar peso.
  • Dependiendo del tipo de trabajo que tenga la mujer que se ha operado, la reincorporación será más o menos rápida. En una semana generalmente se puede reincorporar a su actividad laboral si ésta no exige esfuerzos físicos importantes.
  • Podemos darnos duchas con agua templada a partir del segundo día del postoperatorio, aunque debemos evitar las duchas largas o con el agua excesivamente caliente. En todos los casos, hay que tener precaución de no mojar los apósitos.
  • Acudir a las revisiones en consulta que fije el doctor Gustavo Sordo para tener constancia de que el postoperatorio sigue su curso normal.
  • Seguir las indicaciones farmacológicas y aplicar/tomar aquellos medicamentos que contemple el tratamiento de reducción de mamas. Solo así podremos asegurar que las cicatrices pasen prácticamente desapercibidas.
  • Se puede conducir a partir del décimo día tras la intervención.
  • Se debe evitar el sol sobre las cicatrices durante al menos un año.